343 ♪

La entrada anterior, la publiqué hace casi diez meses. Ha pasado bastante tiempo, bastante tiempo que no tuve para escribir nada, pero ahora no se me viene la idea de escribir sólo porque ha pasado tiempo, sino porque en este momento necesito desahogarme, así, como nunca lo he hecho. Siempre he publicado canciones, canciones que tantas veces me hicieron llorar, sonreír y pensar en tí. Pero esta vez es distinto, esta vez quiero hablar de mi, quiero hablar de nosotros. Resulta, que como nunca lo he hecho, tampoco tengo una manera adecuada de comenzar con ésto.  
Tengo mil cosas en mi cabeza, y la verdad todas esas sólo me llevan a la congoja. Así estoy sumida en el llanto, pero mis motivos no son los más tristes para todo el mundo, o quizá sí, bueno para mi, lo son, tristes.
Es que resulta extraño, cuando llevas aproximadamente tres años, un mes y días de pololeo con una persona increíble, a mi parecer perfecto, si, perfecto para mi. Esta bien, no todos concordaremos en la palabra perfección, porque la verdad sabemos sin duda que "Perfecto" no existe en ningún lado, pero para mi lo era.
Han pasado meses, y no me siento tan cómoda como debí sentirme, han pasado cosas, ninguna que afecte tanto, sin embargo ya siento que las cosas cambiaron. Y aunque se suponía, no afectaban, a verdad es que sí, AFECTARON.
No culpo a nadie, ninguno de los dos tiene culpa alguna, simplemente esto se volvió distinto. Nuestros momentos, esas risas, esos abrazos (antes tan reconfortantes), esos besos que me hacían volar, esas caricias que me hacían sentir única, simplemente cada detalle de nuestro pasar, ya no lo siento tal cual como lo sentía hace un par de meses atrás. 
"Lo que pasa, es que estás estresada". Sí lo asumo, lo estuve. Pero aún así siento que no fue un motivo tan tajante. 
Nuestra relación se fue desgastando de a poco y ya. ¿Excusas? Siempre tenemos excusas. 
"Te enojas por cualquier cosa". Sí, lo hago, me enojo. Pero ¿Por cualquier cosa? Si te das cuenta, si me enojo es por algo. Sólo que tú no tienes la cabeza para darte cuenta que si me molesto es por algo que tú hiciste y no te hagas el inocente. 
Esto ya parece un desahogo pero no como quería, yo quería un desahogo cariñoso, tal como lo había planeado. Pero luego de tanto llorar, un tanto de rabia me da.
La cosas ya no son lo de antes, tú y yo lo sabemos. Tú y yo lo notábamos. Tú y yo, nos hicimos los que no nos habíamos dado cuenta.
Queremos salvar esto. Aún estamos a tiempo ¿No? ¿Podremos lograrlo? ¿Será ya demasiado tarde?.
No sé, No sé, No sé. Sé que odias esta palabra, porque te la repito como una grabadora cada vez que me preguntas cosas. Pero esa es mi respuesta No sé, tengo la misma intriga que tú, el no saber que sucederá con nosotros.
¿Que si quiero estar contigo? Siempre me lo preguntas, mis respuestas siempre fueron un sí y muy segura, sin embargo, en este último período mis respuestas han sido un tanto dubitativas. 
Ya no sé que es lo que sucederá con nosotros, nos dimos un tiempo, yo lo quise así, porque soy yo la que tiene el revoltijo de pensamientos en mi cabeza y aún no logro ordenarlos.
Te extraño, he de confesar. Sé que no leerás esto, ya que no sabes que existe.
Te amo, sé que quieres que te lo diga. Sé que quieres escuchar ese "TE AMO" pero verdadero, que te lo grite a tu cara, salga corriendo hacia ti, te diga    "¡VOlVAMOS! te amo", pero esta vez no estoy segura de que sea lo correcto.






Muchacha ojos de papel, 
¿adónde vas? Quédate hasta el alba. 
Muchacha pequeños pies, 
no corras más. Quédate hasta el alba


1 comentario:

Dahlia dijo...

Te recomiendo que leas "Amarse con los ojos abiertos" de Jorge Bucay.
Aquí lo tienes online:
http://www.youblisher.com/p/195757-amarse-con-ojos-abiertos/

Yo hace poco lo he dejado con mi pareja, pero leí este libro en nuestros primeros meses juntos y mi manera de ver y vivir la relación cambió completamente después de leer ese libro.
Te ayuda a entender el egoísmo que arrastramos muchas veces en las relaciones, la importancia de la empatía, de ponerse en el lugar del otro, y de descubrir que cuando algo va mal, el cambio debe partir de uno mismo, y no de cargarle al otro el problema.
No se cuál es tu problema en la relación exactamente, pero estoy segura de que si lo lees puedes encontrar un poco más de luz.
Un abrazo y feliz año.